Ethereum: la criptomoneda que crece silenciosamente

Bien sabemos que existen varias monedas digitales con una criptografía que se basan en asegurar las transacciones, controlar la creación de unidades adicionales y verificar la transferencia de activos usando tecnologías de registro distribuido. Todo esto de forma online y sin necesidad de poseerlas como el dinero al que estamos acostumbrados (monedas fiduciarias). La mas famosa y común es el ya conocido Bitcoin.

Para entender cómo funcionan este tipo de monedas, es primoridal saber qué son exactamente. y es que Ethereum no es una criptomoneda como tal, ya que la palabra Ethereum se refiere a la plataforma digital. Las monedas en sí, las cuales son usadas para pagos y otro tipo de operaciones en la red se denominan ethers.

Los ethers son la criptomoneda de la plataforma de Ethereum. A la hora de operar, las cotizaciones que se verán son las del ether, pero si es cierto que la forma común y popular de referirse a este tipo de moneda es con el de la plataforma o red, Ethereum. Al igual que todas las monedas dígitales, también pueden ser almacenados o guardados en lo monederos de criptomonedas.

Diferencias entre Ethereum y Bitcoin

Al igual que ethereum, bitcoin también opera en una red con una tecnología similar, pero esto requiere una diferencia importante en sus funciones y habilidades. Bitcoin usa una aplicación concreta de la tecnología blockchain, siendo así un sistema electrónico de efectivo que ofrece la posibilidad del pago en línea con bitcoins. Mientras, el blockchain de ethereum rastrea la propiedad de la moneda digital y hace posible la ejecución de códigos de programación de una serie de aplicaciones descentralizadas.

Relacionado:  Qué es Blockchain

Existen otra serie de diferencias, son por ejemplo el número de bitcons disponibles, el cual es de 21 millones, mientras que de ethereum son 18 millones al año, esto quiere decir que la emisión absoluta es fija y que la inflación relativa desciende año tras año. Otra diferencia de peso es a la hora de medir las transacciones, las cuales dependen del uso del ancho de banda, de los requisitos de almacenamiento y de cómo sean de complejos. Con los bitcoin, las transacciones compiten entre ellas de forma equitativa y están limitadas por el tamaño de los bloques.

Cabe decir, que la oferta del ether no está limitada, mientras que con el bitcoin sí. Sin embargo, se añaden y se pierden unidades de ether a lo largo del tiempo, por lo que su disponibilidad cambia. En lo que se refiere a su regulación, a día de hoy, el ethereum no está regulado ni por gobiernos ni por bancos centrales. Si esto llegase a pasar, el valor de ethereum podría cambiar.

Rating: 5.00/5. From 1 vote.
Please wait...

Deja un comentario