¿Qué es el interés compuesto?

El interés compuesto, si no perteneces al mundo de la economía, o no te has cruzado nunca con este término, no te preocupes, ahora lo podrás entender, ya que está más presente en la vida cotidiana de lo que te piensas. Para entrar en contexto, el interés compuesto es el que se va sumando al capital inicial y sobre el que se van creando nuevos intereses. El dinero, en este caso, tiene un efecto multiplicador porque los intereses generan nuevos intereses.

Básicamente consiste en una acumulación constante sobre otra de intereses y rendimientos anteriores. Respecto a su papel, juega una baza importante al lado de los inversores, ya que este método permite guardar o acumular las ganancias a largo plazo y durante un rango de tiempo largo.

Sus funciones

Su funcionamiento es simple y nada complicado, ya que se basa en la inversión de instrumentos financieros. Consiste en hacer una inversión de una cantidad determinada con un interés del 10%, por ejemplo en un rango de 30 años, así a la hora de reinvertir en el mismo, se recibe al finalizar este período una cantidad acumulada que suele ser superior a lo invertido anualmente.

Así el capital inicial que se tenía se habrá multiplicado, como se comentaba arriba, por un factor en concreto y así se habrá generado un interés mucho mayor. Para que esto ocurra se tienen en cuenta todos los pagos de intereses que se van recibiendo durante la vida de la inversión. El objetivo de esto es que siempre se reinvierta en los mismos intereses, generando ganancias, porque si no se hace así, se tendrá siempre la misma cantidad inicial de inversión, o una ganancia muy baja en comparación con su objetivo principal.

¿Qué mecanismo emplea?

Hay una serie de elementos que son clave en el funcionamiento del interés compuesto. El primero y el más importante, es el interés inicial, sobre el cual no tendría cabida esta serie de operaciones. El segundo es la reinversión, la cual tiene lugar o juego a partir del segundo año de reinversión, dependerá también del tiempo estipulado con el que se tramite.

El tercero, es el cálculo de pago de intereses con el que ascenderá el capital inicial a través de la reinversión. El resultado de toda esta operación es recibir en intereses finales del segundo año, los intereses sobre intereses. A esto se le suman otros factores no mencionados como el capital del segundo año, los intereses del segundo año al finalizar este, así mismo, se unen el capital del tercer año y sus intereses finales, hasta cumplir los años estipulados.

Se intenta conseguir un objetivo o meta financiera año tras año, para poder obtener las máximas ganancias posibles y mantener y crear riqueza. Además el punto es que haya un gran efecto sobre el valor final de la inversión de la reinversión de intereses, entonces los pagos anuales se calcularían sobre capital base en crecimiento. Esto hace que los pagos sean mayores.

Cabe decir que con un interés del 10%, el valor del capital en tan solo 3 años puede aumentar y duplicar la cantidad inicial e incluso un poco más.

Beneficios del Interés Compuesto

Muchas son las personas y empresas que se benefician de este método, por lo que cabe entender que es muy beneficioso. Para que el capital inicial sea fructuoso, hay que seguir dos normas o directrices para que tengan beneficios:

  • Deben reinvertirse los flujos de efectivo que se han recibido.
  • Estás inversiones deben estar estipuladas a largo plazo para que tengan un verdadero beneficio.
  • Utilizar los fondos indexados, es decir, que la sociedad de inversión reproducirá el comportamiento de indicadores financieros.
  • Reinvertir proporcionalmente el riesgo del capital inicial.

Esto requiere mucha disciplina y responsabilidad para mantener un trato muy a largo plazo, lo que conlleva crisis, conocer mercados nuevos y otras inversiones que pueden acarrear ciertas negativas, por ello es de suma importancia conocer bien los intereses compuestos y cómo invertirlos.

Si te interesó, compártelo!

Comentar: