21.8 C
Málaga
martes, septiembre 27, 2022

Leones africanos: qué países lo conforman

🔥 Esta Semana

Leones africanos es el término que utilizan los economistas para denominar a los países de África encaminados a expandirse y multiplicar su desarrollo, según las previsiones económicas del Fondo Monetario Internacional (FMI) y otras organizaciones financieras internacionales.

Si bien se trata de un juego de palabras, estas hacen alusión a los antiguos tigres asiáticos (Corea del Sur, Singapur o Taiwán), los cuales experimentaron su imparable desarrollo en los años 60 y 70 a base de industrialización y fábricas. Actualmente, los tigres se han transformado en lo que hoy se conoce como Dragones Asiáticos.

En el caso de algunas economías africanas, estas se vieron alentadas en los años previos a la COVID-19 (años 2016-2019) por un superciclo de las materias primas como minerales, hidrocarburos y alimentos; las mejoras en la gestión macro-económica; estrategias de diversificación a nivel productivo y de socios comerciales; la explosión en las manufacturas industriales; y el gran proyecto de la entrada en vigor del Acuerdo de Libre Comercio Continental Africano (o AfCFTA, por sus siglas en inglés), que daba origen a la mayor área de libre comercio del mundo. 

Es importante destacar que cuando hablamos del continente africano, la realidad de cada estado es muy diferente. Y es que mientras que para unos, el FMI prevé fuertes crecimientos, otros se encuentran en recesión.

Los buenos tiempos de algunos países como Nigeria o Sudáfrica, se han visto eclipsados y obligados a dejar paso a las economías que no dependen tanto del petróleo o los minerales, como es el caso de Etiopía o Ruanda.

No obstante, el panorama económico que se les presentaba a los leones africanos, se ha visto trastocado en estos dos últimos años. La pandemia de coronavirus y la lenta vacunación de los países africanos ha provocado que para la región del África Subsahariana el FMI proyecte un crecimiento de apenas un 3,6% para este 2022, uno de los peores en el mundo.

Los países denominados leones africanos

En el año 2016, Kenia, Ruanda, Tanzania y Uganda se encaminaban a expandirse más del 5%, según los pronósticos del Fondo Monetario Internacional. Y es que los grandes productores de crudo y materias primas sufrieron el desplome del precio de estos bienes. Esto repercutió positivamente en los países del este de África, ya que los costes de producción no salariales se habían reducido. 

En el siguiente mapa, elaborado por Bloomberg y tomando como fuente los datos del FMI, puede verse el crecimiento del África subsahariana para ese mismo año. Estaba vinculado a las naciones del este del continente, siendo el pronóstico de crecimiento en la región del 1,6%.

Crecimiento económico de África previsto para el 2016 por el FMI

Kenia

Su crecimiento económico estaba previsto gracias a la enorme inversión que el Gobierno hizo en infraestructuras. En concreto, más de 3.000 millones de dólares para la conexión ferroviaria entre las dos principales ciudades. Y para la pavimentación de 10.000 kilómetros de carreteras. Además de fomentar y aumentar un 41% las obras de construcción en Nairobi, la capital.

También hay que tener en cuenta que, junto a Tanzania, contaba con grandes ingresos por el turismo. Allí se encuentran los parques del Serengeti y Masai Mara, dos de las reservas naturales más impresionantes de África.

Tanzania

Además de sus ingresos procedentes del turismo, comenzó a aprovecharse de varios yacimientos de gas natural marinos para diversificar su economía y fortalecer la industria y la agricultura.

Ruanda

Apostó por una burocracia reducida y un sistema público eficiente con el fin de convertirse en el centro regional financiero y de congresos de negocios. Para ello, el Gobierno también quiso aumentar el acceso a internet de alta velocidad y mejorar las carreteras y el suministro de electricidad del país.

Uganda

Su objetivo era convertirse en un productor de petróleo importante para 2020. Y, también, atraer 8.000 millones dólares de inversión de compañías extranjeras a las que se había otorgado licencias de producción.

Situación actual de los estados africanos

El esperanzador crecimiento económico que se proyectaba en gran parte del continente africano se vio truncado en el año 2020. El coronavirus supuso para la región del África subsahariana un decrecimiento del 1,9%. Esta fue la peor contracción jamás registrada, de la que no logró recuperarse del todo en 2021. 

El año pasado finalizó con nuevas variantes del coronavirus y una escasa vacunación de la población africana. Actualmente, de los 54 estados soberanos africanos, solo en 20 tienen un 10% de su población el esquema de vacunación completa. Esto ha enturbiado la buena aplicación del AfCFTA y propiciado que se suprima prácticamente el turismo, afectando así al comercio global. También supuso una multiplicación de la deuda, inestabilidad y al menos seis golpes de Estado a lo largo del año. Así como la incapacidad de encaminar las reformas de industrialización necesarias para aprovechar la necesidad global de manufacturas. 

Perspectivas de crecimiento para 2022-2023

Según las previsiones del Banco del Banco Mundial, el crecimiento de África Subsahariana se acelerará ligeramente al 3,6 % en 2022 y volverá a aumentar al 3,8% en 2023.

Estos datos son el reflejo de los efectos continuos de la pandemia, la reducción del apoyo político y la incertidumbre política, así como el empeoramiento de la situación de seguridad en algunos países.

También se espera que los elevados precios de las materias primas respalden la recuperación a corto plazo en toda la región, con precios más altos del petróleo y la relajación gradual de los recortes de producción de la OPEP+ que benefician a Nigeria y Angola. El crecimiento en Nigeria se espera que alcance el 2,5% en 2022 y el 2,8% en 2023. Mientras se prevé que la economía de Angola crezca un 3% en promedio entre los años 2022-23.

Por otra parte, los altos precios de los productos alimenticios como el café y el algodón beneficiarán a los exportadores agrícolas (Etiopía, Kenia y Tanzania). Sin embargo, para algunos países, la expansión de las actividades agrícolas se verá limitada por una variedad de incertidumbres. Entra ellas se incluyen las sequías y las precipitaciones inferiores a la media, así como la intensificación de los conflictos.

La pandemia ha hecho retroceder el progreso en la reducción de la pobreza y los objetivos clave de desarrollo en toda la región, revirtiendo más de una década de ganancias en el ingreso per cápita en algunos países. En más de un tercio de las economías de la región, incluidos Angola, Nigeria y Sudáfrica, se prevé que los ingresos per cápita se mantengan más bajos en 2022 que hace una década.

Si te ha gustado este artículo, también puede interesarte descubrir nuestro artículo sobre Jumia, el Amazon de África.

Artículos relacionados

  • Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here

    Te interesará 🕵️