El crash de Silvergate afecta a la cotización de Bitcoin y otras cryptos

Esta semana se producía un nuevo palo para el sector de las criptomonedas, en un comunicado de prensa, publicado en Bussines Wire, el holding del banco, Silvergate Capital Corporation, dijo que tomó la decisión de cerrar «a la luz de los recientes desarrollos regulatorios y de la industria».

En enero de 2023 presentó su informe de ganancias donde reveló que perdió mil millones de dólares en un trimestre después de que sus clientes retiraran $8.1 mil millones. Luego, el 1 de marzo, presentó un documento que decía que sus finanzas eran incluso peores de lo que mostraba el informe trimestral, parte de esta caída viene en cascada por todo lo ocurrido con FTX.

Además, tal y como indica Coindesk, Silvergate cerró su red de intercambio con otras plataformas, entre la que destacan Coinbase, Gemini y Kraken donde se podía mover dinero entre ellos.

El senador norte americano Sherrod Brown (D-OH), presidente del Comité Senatorial de Banca, Vivienda y Asuntos Urbanos comentó sobre esta caída:

Me preocupa que cuando los bancos se involucren con las criptomonedas, se distribuya el riesgo en todo el sistema financiero y serán los contribuyentes y los consumidores los que paguen el precio

El colapso tanto de FTX como de Silvergate atraerá el escrutinio y la mayor regulación por parte de los legisladores, especialmente aquellos que están preocupados por el contagio cripto que llegue al sector financiero tradicional, lo que podría provocar otro Lehman Brothers de consecuencias aterradoras para las finanzas personales de cientos de miles de personas y empresas.

Cotización de Bitcoin en la mañana de 10 de marzo de 2023

Durante el día de ayer 9 de marzo y hoy las criptomonedas están cayendo de forma regular y el Bitcoin descendió de los 20.000 USD, lo que está arrastrando al pánico de inversores tanto de criptomonedas como de otros activos digitales, que además se suma al crash que parece está sucediendo con el Silicon Valley Bank, el banco que tiene activos de casi todas las empresas cotizadas en el Nasdaq y en las principales tecnológicas, lo que está haciendo caer también los activos en el sector.