InicioEconomía y Finanzas4 razones para evitar los préstamos del día de pago

4 razones para evitar los préstamos del día de pago

Últimos artículos

6 maneras de ahorrar dinero en las facturas del hogar

A pesar de que las facturas de los hogares continúan aumentando a nivel general,...

7 consejos maravillosos para administrar tus deudas 

Si debes algún tipo de dinero, aunque sea poco, tienes que administrar tus deudas,...

Las emergencias a menudo ocurren cuando menos lo esperas. Por eso, si no estás preparado financieramente cuando ocurre un desastre, lo mejor que puedes hacer por ti mismo y tus finanzas es evitar los préstamos de día de pago. No importa lo difícil que se pueda poner la situación.

En estos días, hay muchos prestamistas de préstamos de día de pago en línea y directos con los que obtener este tipo de préstamos al instante. Este es un concepto bastante sencillo; simplemente se pide prestada la cantidad de efectivo que se necesita más una tarifa adicional. Después, se paga esa cantidad cuando llega el siguiente cheque de pago o la siguiente nómina. 

Si puedes pagar el préstamo para tu próximo día de pago y no te importa desembolsar la tarifa adicional, no es algo que te pueda causar mucho daño. A no ser que tengas el hábito de recurrir a estos préstamos rápidos de modo habitual. 

Este tipo de préstamos son una forma conveniente de obtener dinero rápido (no requieren verificación de crédito y no tienes que pasar por un proceso de solicitud). Aun así, también suponen una forma rápida de tener dificultades financieras, si no tienes cuidado. 

Razones para  evitar los préstamos de fin de mes 

1. Los préstamos rápidos de día de pago vienen con altas tasas de interés

Una de las principales razones para no pedir un préstamo de día de pago tiene que ver con sus altas tasas de interés. A menudo resultan más altas que las de los préstamos personales y las tarjetas de crédito. 

En lugar de dejar de pagar su préstamo, muchos deudores optan por renovarlo. En algunos casos, esto se hace tantas veces que los deudores pueden terminar pagando casi tanto como el préstamo en sí solo en tarifas.

Lo que comienza como una solución rápida y un nivel de deuda relativamente manejable puede escalar rápidamente debido a las tarifas acumuladas. Cuanto más aumenta la cantidad del préstamo, más difícil se vuelve pagarlo en su totalidad. Esto termina por dejar al deudor sin otra opción que continuar renovando el préstamo y acumulando más deuda.

Muchas personas que no pueden pagar su préstamo quedan atrapadas en un ciclo interminable. Tienen que seguir transfiriendo su préstamo, o terminan tomando otro de un prestamista distinto para pagar el préstamo existente. 

2. Confiar en el efectivo rápido puede conducir a un ciclo de deuda

Por ejemplo, supongamos que surge una emergencia y necesitas 200 € en efectivo. Si tus tarjetas de crédito están al límite y no tienes suficiente dinero en tu cuenta corriente o de ahorros, acudes a un prestamista de anticipo de pago para obtener el efectivo. Por una tarifa, obtienes el dinero en el acto, lo que te brinda una ola temporal de alivio. Pero, cuando llega el día de pago, te das cuenta de que no tienes suficiente dinero para cubrir tus gastos diarios más el costo del préstamo.

Por lo tanto, depositas más dinero para extender el préstamo, que esperas pagar para su próximo día de pago. Sin embargo, en este momento la cantidad que debes ha aumentado, lo que hace que sea aún más difícil pagar el préstamo por completo. Entonces, extiendes el préstamo una vez más para ganar más tiempo para pagar el préstamo, y así es como comienza el ciclo de la deuda. A medida que el ciclo continúa, tu saldo sigue creciendo y podrías llegar a deber más en tarifas que en el préstamo pendiente.

3. Confiar en los préstamos de día de pago facilita el comportamiento financiero poco saludable

Es conveniente y fácil obtener un préstamo de día de pago. Aun así, la desventaja de obtener efectivo fácil es que es una solución temporal para un problema financiero a largo plazo. Hasta que puedas remediar el problema subyacente, obtener préstamos de día de pago solo fortalecerá los hábitos de ahorro y gasto poco saludables, lo que causará problemas financieros en el futuro.

Puede que no parezca un gran problema obtener un préstamo en efectivo de emergencia. Pero la realidad es que cada vez más personas están recurriendo a préstamos de día de pago rápidos para cubrir los gastos de la vida cotidiana, como comestibles, servicios públicos y alquiler. 

Este tipo de préstamo es particularmente dañino. Cuanto más acostumbrado estés a obtener préstamos rápidos en efectivo cada vez que necesites dinero, es menos probable que aprendas a administrar tus finanzas adecuadamente.

Administrar tus finanzas y saber cómo presupuestar y ahorrar para emergencias es crucial para la libertad financiera. Si solo te las arreglas para salir adelante con algunos préstamos de día de pago aquí y allá, un evento externo, como la pérdida del trabajo, una enfermedad o una reparación importante en el hogar realmente pueden afectar a tus finanzas. 

El peligro con esto es que puedes recurrir a obtener préstamos de día de pago para cubrir tanto la emergencia como tus gastos de manutención. Esto podría llevarte a un ciclo de deuda del que es difícil salir.

Si te encuentras tomando préstamos instantáneos para cubrir los gastos básicos, esta es una señal de alerta. Indica que tus finanzas podrían necesitar un cambio de imagen. En lugar de recurrir a los prestamistas en efectivo cuando necesitas dinero, puede ser beneficioso para ti recurrir a un asesor de crédito.

La mayoría de las veces, se necesita un préstamo de día de pago porque no se sabe cómo presupuestar el dinero, cómo ahorrar y cómo vivir dentro de las posibilidades de cada uno. Y esto es algo con lo que un asesor crediticio acreditado puede ayudar.

4. Evita acudir a los prestamistas del día de pago, porque hay formas más asequibles de obtener efectivo

Lo que algunas personas no saben es que los préstamos con cheque de pago no tienen por qué ser una solución a los déficits financieros. Vale la pena, literalmente, considerar otras opciones. Para empezar, si tienes una relación decente con tus acreedores, no está de más preguntarles si están dispuestos a extender su fecha de vencimiento. 

Si sabes que no podrás realizar tu pago a tiempo, llámalos e infórmales lo antes posible. Si lo solicitas, la mayoría de los acreedores están dispuestos a trabajar para extender tu fecha de vencimiento o establecer un acuerdo de pago para que puedas realizar una serie de pagos más pequeños.

Otra opción es pedirle a tu empleador un anticipo de tu sueldo o cheque de pago. Si trabajas para una pequeña empresa con políticas flexibles, es posible que estén dispuestos a darte un  anticipo de pago. En principio, esto es lo mismo que obtener un préstamo de día de pago, pero sin las tarifas excesivas. Sin embargo, también debes tener en cuenta que obtener un adelanto de nómina también reducirá la siguiente.

Pedir prestado a tu familia o amigos cercanos es otro medio para obtener préstamos a corto plazo. Tendrás que tragarte tu orgullo pidiendo ayuda a tus personas cercanas, pero no te costará tanto como ir a un prestamista de día de pago.

Aun así, obtener un  préstamo en efectivo de un amigo o familiar puede ser complicado. Si no pagas el préstamo según lo acordado, podría dañar las relaciones de por vida. Por lo tanto, si decides pedir dinero prestado a familiares o amigos, sé tan serio acerca de devolver el dinero como lo harías con el banco o un prestamista comercial.

Si tienes una tarjeta de crédito con saldo disponible, puedes usarla para pagar la emergencia o sacar un  adelanto en efectivo. Aunque aún tendrás que pagar una tarifa e interés por tomar un adelanto en efectivo con tu tarjeta de crédito, será menos costoso que un préstamo de día de pago. 

Ten en cuenta que los adelantos en efectivo tienen altas tasas de interés (con un promedio de alrededor del 30% de interés anual). Por lo tanto, asegúrate de no cargar nada más en la tarjeta de crédito y de pagar el saldo lo más rápido posible.

Si has agotado todas estas opciones y aún te faltan fondos, es hora de comenzar a revisar tu presupuesto. Puedes reducir tus gastos mensuales reduciendo cosas como alimentos, comestibles o el entretenimiento.

Para aumentar aún más tu flujo de efectivo, puedes considerar registrar horas extra en el trabajo u obtener un trabajo adicional. El aumento en los ingresos no solo te ayudará a pagar tu préstamo de día de fin de mes, sino también a comenzar a ahorrar dinero para que no tengas que volver a recurrir a los préstamos de día de pago. 

🕵️ Telegram

Únete GRATIS al canal donde te hacemos un resumen y subimos contenido exclusivo de noticias de nueva economía.

🔥 Más leídos

Facebook cierra su sección de búsqueda de trabajo: Facebook Jobs

Cambios en las fórmulas de cómo se va a mostrar el contenido en el...

Trust, Cartel y Holding: diferencias de entramados empresariales

Los conceptos y diferencias entre un cártel, trust o holding son a veces complejos...

ImVirgenMaria: vende sus Stories de Instagram por miles de dólares NFT

ImVirgenMaria es una de las creadoras audiovisuales más transgresoras del panorama español en los...

Qué es Alphabet y qué empresas lo componen

Han pasado más de cuatro años desde que Google dio un cambio radical a...

Te puede interesar

6 maneras de ahorrar dinero en las facturas del hogar

A pesar de que las facturas de los hogares continúan aumentando a nivel general,...

7 consejos maravillosos para administrar tus deudas 

Si debes algún tipo de dinero, aunque sea poco, tienes que administrar tus deudas,...

Como optimizar y gestionar el riesgo en tu cartera de inversión

Para la mayoría de las personas, el riesgo evoca imágenes negativas: conducir más rápido...