InicioEconomía y Finanzas4 consejos para estar preparados financieramente

4 consejos para estar preparados financieramente

Últimos artículos

6 maneras de ahorrar dinero en las facturas del hogar

A pesar de que las facturas de los hogares continúan aumentando a nivel general,...

7 consejos maravillosos para administrar tus deudas 

Si debes algún tipo de dinero, aunque sea poco, tienes que administrar tus deudas,...

En estos días, estar preparados financieramente para cualquier cosa que se presente puede parecer abrumador, por decirlo de manera suave. Claramente, no puedes predecir lo que vendrá en el futuro, pero sí puedes «esperar lo mejor y prepararte para lo peor» cuando se trata de tus finanzas.

Resulta que mantener un poco de pesimismo al pensar en tu dinero no es algo tan malo. Te recuerda que debes ser realista sobre el gasto y el ahorro, incluso cuando las cosas van bien.

Cómo preparar tus finanzas para un desastre

Hay una serie de consejos clave que, si los seguimos, nos permitirán estar preparados financieramente ante cualquier desastre que pueda darse. Podemos resumirlos en estos 4.

1. Ten siempre ahorros de emergencia

De todos los impactos inesperados en nuestras finanzas, una pandemia mundial fue algo que pocos de nosotros habríamos planeado. Muchas personas perdieron sus trabajos inesperadamente o les redujeron drásticamente las horas, y algunas tuvieron que quedarse en casa con los niños debido a la falta de cuidado infantil. Este tipo de imprevisibilidad es la razón por la cual tener un presupuesto de emergencia es tan crucial.

Ya sea que se trate de inundaciones, olas de calor, incendios, escasez de suministros o una pandemia, los últimos años nos han demostrado que nuestros presupuestos deben estar preparados para prácticamente cualquier cosa. 

Así, el primer paso para crear una cuenta de ahorros de emergencia es comenzar a reservar los fondos. No es necesario que sea mucho, así que todo el mundo puede hacerlo.

Comienza por hacer un seguimiento de tus gastos durante algunas semanas para ver a dónde va tu dinero. Es una excelente manera de obtener una visión general de tus gastos antes de crear tu presupuesto. Una vez que tengas una idea más clara con respecto a esto, puedes comenzar a crear tu presupuesto. 

¿Ya lo has creado? En ese caso, revísalo y decide dónde puede recortar. No tiene que ser drástico; recorta pequeñas cantidades de diferentes áreas y usa los ahorros para tu fondo de emergencia. Por ejemplo, si reemplazas tu café con leche matutino por un café casero, el dinero que ahorres durante el mes podría desviarse a tu fondo de emergencia.

Por otro lado, resulta tentador tratar las ganancias inesperadas (una bonificación en el trabajo o un regalo financiero de un miembro de la familia) como «dinero gratis» que podemos gastar en lo que queramos. Sin embargo, ese dinero simplemente no se ha asignado a nada todavía. Si tienes la suerte de obtener algo extra, asegúrate de canalizarlo a tu fondo de ahorro de emergencia, donde puede hacer el mayor bien.

De acuerdo con tu presupuesto, decide cuánto dinero puedes guardar en tu fondo de emergencia cada mes. Configura una cuenta de ahorros separada y automatiza un depósito mensual en ella. De esta manera, no tendrás que acordarte de hacerlo de modo manual y los ahorros comenzarán a acumularse fuera de tu vista y de tu mente. 

Si tienes problemas para reducir tu presupuesto, intenta concentrarte en la diferencia entre deseos y necesidades. Eso puede ayudarte a aclarar dónde tienes espacio para recortar.

2. Compra de manera inteligente, sin estrés

Cuando las cosas comienzan a torcerse, una de las mejores cosas que puedes hacer es comprar de manera inteligente y no estresarte. Desafortunadamente, durante tiempos de inestabilidad, muchas personas aumentan sus gastos en lugar de disminuirlos. 

Comprar a granel, acumular suministros y comprar cantidades excesivas de alimentos se convirtió en la norma durante los primeros meses de COVID. Evita caer en esta trampa, incluso si te sientes estresado. De hecho, los momentos de estrés son buenos para reducir la velocidad y planificar tus gastos.

Siempre compra con una lista, esto te ayudará a asegurarte de que solo compras lo que necesitas, y no te verás tentado por compras innecesarias. Recuerda que es poco probable que comprar en exceso o acumular te ahorre dinero, lo que sí conseguirás es dejar menos productos para otras personas que también los necesitan.

Aprende a reconocer cómo tus emociones afectan a la forma en que compras. No dejes que el estrés gobierne tus gastos. Si te sientes deprimido o ansioso, considera saltarte las compras de ese día. Si te preocupa gastar de más o mantenerte al día, ve a comprar con un amigo. Es una forma divertida de pasar tiempo juntos y puede ayudarte a evitar compras fuera de tu lista.

3. Asegúrate de que tus finanzas estén incluidas en tu plan de emergencia

Incluir tus finanzas en este plan de emergencia es crucial. Tratar de afrontar una crisis como perder el trabajo, cuidar a un familiar enfermo o la inundación de la casa es bastante difícil sin tener que preocuparse por el dinero. Durante estos tiempos, deberás hacer recortes presupuestarios que te ayudarán a superar la situación. 

Una de las cualidades de un buen presupuesto es la adaptabilidad. Los presupuestos no están escritos en piedra, ni deberían estarlo; tener uno que puedas ajustar y volver a trabajar cuando sea necesario es mucho más útil. Por eso es tan importante asegurarse de que las finanzas sean una parte constante del plan de emergencia.

Prioriza la creación de un fondo de emergencia e intenta comenzar a ahorrar para uno tan pronto como puedas. Es recomendable tener al menos 3 y preferiblemente 6 meses de gastos básicos de subsistencia reservados en una cuenta de ahorros separada para emergencias.

Evita la tentación de posponer la creación de este fondo. Aunque es posible que desees pagar tus deudas primero, la probabilidad de que suceda algo inesperado significa que, sin ahorros, tendrías que depender del crédito y, potencialmente, endeudarte aún más para pagar la emergencia.

Mantente al tanto de los pagos de tus deudas, pues tratar de administrar la deuda además de tus otras obligaciones financieras ya es bastante difícil. Será aún peor durante una emergencia si ya estás atrasado cuando ocurra el desastre.

Asegúrate de que todas tus pólizas de seguro (vida, médico, hogar) estén siempre al día y pagadas. Si te enfrentas a daños graves, debido a inundaciones o incendios, por ejemplo, no tener un seguro podría ser devastador desde el punto de vista financiero.

4. Planifica financieramente con anticipación, preferiblemente con la ayuda de expertos

Administrar el dinero y planificar financieramente con anticipación puede ser abrumador cuando ya enfrentas mucho estrés en tu propia vida o lo sientes en el mundo en general. Pero recuerda, ya sea por inestabilidad económica, desastres naturales o disturbios globales, preparar tus finanzas para la imprevisibilidad de la vida es crucial para mantener la estabilidad y el bienestar financiero.

Ahora que ya conoces estos 4 consejos básicos para estar preparados financieramente, solo te queda aplicarlos con la seguridad de que estarás cubierto ante imprevistos.

🕵️ Telegram

Únete GRATIS al canal donde te hacemos un resumen y subimos contenido exclusivo de noticias de nueva economía.

🔥 Más leídos

Facebook cierra su sección de búsqueda de trabajo: Facebook Jobs

Cambios en las fórmulas de cómo se va a mostrar el contenido en el...

Trust, Cartel y Holding: diferencias de entramados empresariales

Los conceptos y diferencias entre un cártel, trust o holding son a veces complejos...

ImVirgenMaria: vende sus Stories de Instagram por miles de dólares NFT

ImVirgenMaria es una de las creadoras audiovisuales más transgresoras del panorama español en los...

Qué es Alphabet y qué empresas lo componen

Han pasado más de cuatro años desde que Google dio un cambio radical a...

Te puede interesar

6 maneras de ahorrar dinero en las facturas del hogar

A pesar de que las facturas de los hogares continúan aumentando a nivel general,...

7 consejos maravillosos para administrar tus deudas 

Si debes algún tipo de dinero, aunque sea poco, tienes que administrar tus deudas,...

Como optimizar y gestionar el riesgo en tu cartera de inversión

Para la mayoría de las personas, el riesgo evoca imágenes negativas: conducir más rápido...