Qué es una joint venture

Joint venture es un término inglés que significa asociación empresarial, negocio o inversión conjunta. Este se aplica cuando un grupo de empresas deciden llevar a cabo una asociación estratégica temporal, para actuar unidas bajo una misma dirección y normas, con el fin de llevar adelante una operación comercial determinada. Y en esta se distribuyen las inversiones, el control, las responsabilidades, el personal, los riesgos, los gastos y beneficios.

Es importante tener en cuenta que este tipo de asociación no compromete la independencia jurídica de cada una de las empresas, personas o cualquier tipo de organización involucrada. Mantienen su individualidad pero les une una finalidad comercial, que será realizada a corto, media o largo plazo.

Esta clase de contratos suelen estar muy bien desarrollados, y en ellos también queda establecido que deben compartir los conocimientos de ambas empresas, ya sean tecnológicos, sobre el mercado, sobre el producto, etc. Por ello, una joint venture suele realizarse, sobre todo, entre empresas que complementen recursos unas con otras y que pertenezcan al mismo sector. De este modo cada una estará encargada de aportar la experiencia que posee sobre la materia.

Características de una joint venture

La asociación estratégica supone un negocio más, cuyos beneficios o pérdidas reportarán en la cuenta de resultados de cada empresa en función de la forma jurídica con la que se haya estructurado. Es por ello que requiere su formalización previa a través de un contrato, con unas características específicas:

  • Es un contrato innominado de colaboración empresarial, en el que las partes buscan una utilidad común.
  • Las empresas son preexistentes y mantienen su individualidad, lo que significa lo contrario de la fusión.
  • Existe una contribución a las pérdidas, utilidades, funciones e inversión.
  • El objeto de la joint venture es variado, por lo que el aporte que debe cumplir cada contratante estará definido por las necesidades que conlleva la colaboración empresarial. Puede consistir en dinero, bienes, tecnología, servicios, estrategias, etc.
  • Carácter ad hoc, la cual se encuentra destinada básicamente a un proyecto que siempre tendrá una duración limitada.
  • Incluye las contribuciones y agrupación de los intereses de las partes.
  • Existe la posibilidad de generar una recíproca representación de la otra parte.
  • Control conjunto de la colaboración empresarial.
  • Existe un acuerdo, que consiste en una declaración de voluntad común destinada a regular sus derechos.
  • El objetivo común debe indicarse en el acuerdo.

Las características de este contrato son las que generan que puedan existir tres grandes categorías de joint venture.

Joint Venture de alianzas estratégicas

En este tipo de joint venture no es necesario realizar aporte de capital, lo que suman son los recursos de cada empresa. Los aportes realizados por las partes serán la suma de características de cada miembro, puestas al servicio de un fin colectivo.

Joint Venture de coinversión

Su principal característica es el aporte monetario o de bienes que aporta cada empresa. Su propósito es el de lograr mayores utilidades, aún más de las que pudiera alcanzar de manera individual.

Joint Venture contractual o Non-Equity Joint Ventures (CJV)

Supone un contrato de colaboración empresarial, sin la necesidad de crear una nueva sociedad. Las partes implicadas realizan una actividad en común y establecen una serie de contratos de colaboración en los que existen cláusulas con especificaciones acerca de las asignaciones de cada parte en la empresa.

Ventajas e inconvenientes

Este tipo de asociación se ha vuelto famosa por sus buenos resultados. Gracias a esta ha sido posible que numerosas empresas sean capaces de entrar en mercados que consideraban imposibles, y otras muchas se han consolidado como líderes mundiales. Sin embargo, no todo son aspectos positivos. Como veremos a continuación, en esta clase de acuerdos también habrá compromisos que puedan resultar complicados en algún punto del contrato.

Principales beneficios

  • Minimización de riesgos: con los capitales y recursos de las empresas asociadas, los riesgos y los costos se ven minimizados.
  • Competitividad más eficiente: por separado estas empresas son competitivas pero con esta clase de acuerdos aumentan este nivel y, a la vez, ambas ganan productividad y competitividad.
  • Objetivos compartidos: una vez fijados los objetivos a alcanzar, trabajarán en conjunto para lograrlos.
  • Facilita la entrada a nuevos mercados o copar uno: la asociación con empresas de diferentes países facilita la entrada de empresas extranjeras a un mercado destino.
  • El conocimiento es compartido: esto supone manejar mayor información sobre el público del nuevo mercado o el know-how.
  • Es más fácil conseguir financiación: a la hora de pedir un préstamo, se da una mayor imagen de solvencia y repartición de riesgos.
  • Mayor ahorro: de dinero gracias a la compartición de costos de operación, publicidad y marketing, junto con el ahorro de tiempo como recurso empresarial, debido a la compartición de carga de trabajo.

Desventajas que supone un joint venture

  • Conflictos de intereses: pueden presentarse situaciones no previstas que originen un conflicto de intereses.
  • Valoración individual de las empresas: En algún punto, puede que alguna de las empresas piense que está aportando más que la otra. Es por ello que deseará recibir un mayor porcentaje de beneficios. La repartición de beneficios debe ser establecida desde el inicio.
  • Deficiente integración y comunicación: cuando la colaboración empresarial es entre dos contratantes de diferentes países, puede surgir la falta de adaptación a una cultura distinta o a mercados desconocidos por uno de los contratantes. Si no se toman las medidas y decisiones estratégicas correctas, se pueden ir propiciando pérdidas y divergencias en cuanto a los objetivos estratégicos.

Ejemplos de joint venture

Con los años, una joint venture se ha consolidado como modalidad para hacer negocios, muy beneficiosa y con muestras de éxito en todas partes del mundo. Tanto en el ámbito internacional como el nacional, te mostramos algunas de las más conocidas.

Ebay y Paypal

Ebay es una de las páginas web de subastas más importantes del mundo, mientras que Paypal proporciona uno de los métodos de pago online más empleados. Se unieron durante más de una década y lograron funcionar en perfecta armonía, hasta que el acuerdo se rompió en 2014.

McDonald’s y Coca Cola

La unión de estas dos franquicias se produjo en el año 1955, cuando la comida rápida comenzó a expandirse con rapidez por todo el mundo. Desde entonces su asociación ha sido de las más famosas, sólidas y productivas a nivel mundial.

Cabify y Glovo

Son un ejemplo reciente de joint venture de startups en España. Cabify apoya a Glovo colocando a su disposición la red de mensajeros ya existente en el modelo de Cabify Express. Esto también ayuda a impulsar los servicios de Glovo en Latinoamérica.

Si te interesó, compártelo!

Comentar: